Piedra Lunar: 10 Datos Interesantes De La Piedra Lunar

Bajo el nombre de piedra lunar se comercializan dos piedras diferentes. Una es la adularia y la otra es la labradorita blanca. Aunque ambas se venden como piedra lunar, sólo la adularia es la “verdadera”.

La piedra lunar puede ser lechosa o puede tener reflejos azules (mucho más cara), ese es el fenómeno típico de la adularia. Su color varía del blanco al rosa, pasando por el verdoso y el amarillento, hasta el marrón y el beige.

La adularia es una de las piedras más queridas y antiguas. Tiene importantes propiedades y es un excelente cristal para trabajar en diferentes niveles de la vida, como el crecimiento personal y la adaptación a los ritmos de la vida.

Puedes utilizar por ejemplo este hermoso y poderoso colgante de piedra lunar o si lo deseas también las piedras en bruto, depende mucho de si tienes intención de llevarlo o no y si además buscas un colgante estético.

1. El significado de la piedra lunar

La luz de la luna es uno de los fenómenos más fascinantes del mundo. La gran atracción de la luna da lugar a mitos, hace que la gente sea sonámbula y pone al Mar del Norte en constante movimiento.

Precisamente por sus inexplicables propiedades, ejerce un extraño hechizo sobre muchas personas de forma seductora, y su misterioso brillo es difícil de resistir.

No es de extrañar entonces que la piedra lunar, que debe su nombre a su brillo similar al de la luna, sea igual de atractiva. Pero, ¿cómo consigue la piedra su brillo místico?

2. ¿Cuáles son las propiedades de las piedras lunares?

La piedra lunar pertenece al grupo de los feldespatos. Tiene esto en común con la Amazonita y la Piedra del Sol, por ejemplo. La piedra lunar es un feldespato potásico. Los feldespatos son muy comunes en el mundo y forman el 80% de la corteza terrestre.

Su brillo lunar también se llama adularización. Las piedras lunares pertenecen a la ortoclasa o adular, un mineral formado por una composición de aluminio, silicio, potasio y oxígeno.

Los colores de las piedras lunares varían desde el blanco, el marrón y el rojo hasta el azul y siempre tienen un brillo ligero o azulado que hace que se parezca a la luz de la luna.

La intensidad de este brillo depende de los husos del interior de la piedra: los husos más grandes producen un brillo blanco y los más pequeños, un brillo azul.

Además, la piedra cambia su brillo cuando se mueve, por lo que la piedra siempre tiene lados no descubiertos y, por lo tanto, sigue siendo misteriosa. Como las piedras lunares son siempre translúcidas o brillantes, su color se acentúa especialmente.

3. ¿Dónde se pueden encontrar piedras lunares?

Las piedras lunares se encuentran en Sri Lanka, Brasil, India, Madagascar, Myanmar y Estados Unidos. Sri Lanka es el proveedor más importante y allí la piedra lunar se extrae de pegmatitas. Las piedras lunares azules de alta calidad proceden principalmente de Madagascar.

4. ¿Existen imitaciones de la piedra lunar?

Hay varias imitaciones de piedras lunares. Se fabrican, por ejemplo, con espinela sintética, amatista sobrecalentada o con cristal artificial. Pero, ¿cómo se pueden reconocer estas imitaciones? En el caso de las imitaciones de vidrio, es posible ver las burbujas de vidrio encerradas bajo el microscopio y así desenmascarar la falsificación. Otras imitaciones sólo pueden ser examinadas y detectadas por un gemólogo.

Además, debido a su aspecto similar, algunas otras piedras son llamadas piedras lunares, aunque no sean, de hecho, piedras lunares:

  • Piedra lunar arco iris (labradorita blanca).
  • Piedra lunar negra (nombre obsoleto de labradorita oscura)
  • Piedra lunar canadiense (también pertenece a las labradoritas)
  • Piedra lunar azul, piedra lunar californiana (calcedonia con brillo azulado)

5. ¿Cuánto cuesta la piedra lunar?

Como se acaba de aclarar, existen en el comercio varias imitaciones de la piedra lunar, así como piedras de aspecto confusamente similar a la piedra lunar. Esto se debe a que la verdadera piedra lunar es muy rara, especialmente como piedra preciosa.

Las piedras lunares auténticas, también conocidas como hecatolita, piedra de mujer, ojo de lobo u ópalo de agua, están disponibles en bruto en cantidades de un kilogramo por menos de 10 euros. Las piedras talladas son bastante más caras y cuestan alrededor de 1 euro por gramo.
Las piedras lunares cortadas en cabujón pueden adquirirse por unos 2 a 3 euros el quilate, dependiendo de su origen.

6. ¿Qué efectos curativos tienen las piedras lunares?

Las piedras lunares han sido consideradas piedras mágicas y sagradas en muchas culturas y un símbolo de feminidad. Debido a su fantástico brillo, no es de extrañar, por ejemplo, que a la piedra lunar se la llame también “piedra de los sueños”, ya que invita a entrar en mundos de fantasía oníricos en los que uno puede desprenderse de la vida cotidiana.

También se dice que ahuyenta las pesadillas si lo llevas contigo cuando duermes, y que mejora la memoria de los sueños. Además, también se le llama “piedra de la mujer” porque se dice que ayuda a la fertilidad, elimina los dolores menstruales y se utiliza durante la menopausia. Se dice que ayuda a las madres con la lactancia y la producción de leche.

La piedra lunar es la piedra de los signos zodiacales Piscis, Cáncer y Géminis, se dice que fortalece el sistema inmunológico y consolida la personalidad. Así, los efectos de las piedras lunares son tan variados como el brillo de estas gemas. Se dice que la piedra aporta una mejora especialmente en los trastornos de la tiroides. Se recomienda llevar la gema en una cadena en todo momento.

7. Joyas con piedras lunares

Como la piedra lunar es la “piedra de las mujeres”, se utiliza sobre todo para la joyería femenina. Los hermosos collares con piedras preciosas de diferentes tamaños, los anillos de brillo azulado o los pendientes brillantes con piedras lunares blancas resultan atractivos y seductores.

Al metal precioso plata le sienta especialmente bien la piedra preciosa, porque así refina un metal igualmente seductor y perfecciona la joyería elegante. Pero también se ofrecen hermosas joyas con piedras lunares para los hombres, por ejemplo en un colgante de ancla o en un amuleto en forma de estrella.

8. Combinaciones con otras piedras

Junto con el cuarzo citrino y la turquesa, estimula la creatividad. Se puede utilizar con la aventurina verde para el crecimiento físico. Junto con el cuarzo rosa (por cierto, dos piedras muy femeninas), puedes obtener un excelente remedio contra el insomnio.

9. Leyendas, creencias e historias sobre la piedra lunar

Aunque se conoce en el “mundo moderno” desde hace unos 200 años, la adularia o piedra lunar ya se utilizaba en Oriente hace más de 2000 años. En la India se consideraba una piedra sagrada y se regalaba como un buen deseo a los recién casados.

Como piedra vinculada a la luna, es sagrada para muchas divinidades femeninas, como la diosa galesa del conocimiento Cerridwen, hasta Hanwi, el espíritu de la luna según la mitología sioux. A Nyx, la diosa griega de la noche y a Selene, la diosa griega de la luna. Para los romanos, en cambio, era la piedra sagrada de Diana y, por ello, la Piedra de la Luna traía amor y riqueza a quienes la poseían.

10. ¿Dónde comprar piedra lunar?

La piedra lunar es bastante cara y difícil de encontrar. Antes he explicado cómo se puede reconocer y también añado que cuando una piedra lunar es muy barata, probablemente no se está comprando una piedra auténtica. E

sta piedra es muy conocida en joyería y, de hecho, se utiliza para hacer anillos, collares, colgantes, pulseras y pendientes. Te sugiero que mires las piedras lunares en Amazon para ver si hay algo que pueda ser adecuado para ti.

Deja un comentario