Curiosidades de Piedras Preciosas

En esta sección conoceremos las curiosidades de piedras preciosas y todo el maravilloso mundo que las rodea. Las piedras preciosas son el punto débil de prácticamente todas las mujeres.

Sin embargo, debemos decir que incluso en el mundo masculino estos particulares objetos preciosos son muy buscados. La razón se dice pronto, ¡un valor increíble y una belleza única!

Las piedras cuestan mucho y además son un símbolo de riqueza y más. Piensa en los rubíes, como los zafiros y los diamantes.

Las piedras preciosas de la antigüedad acompañan al hombre. De hecho, se les llama con muchos nombres que traen a la mente las estrellas, el mar y más allá. Los colores disponibles, los reflejos, así como el juego de luces son absolutamente increíbles.

A nivel ornamental son muy bonitos, estupendos para lucir y también decorativos. Las piedras preciosas simbolizan la riqueza, pero también el deseo, las tradiciones…. En resumen, hay mucho que contar al respecto. Hay muchos significados relacionados con las joyas preciosas. ¡Recordemos que como ideas de regalo son absolutamente excelentes también resultan ser una inversión!

¿Cómo se consideran? ¡También en este caso hay mucho que añadir! Al ser tan bonitos y decorativos son estupendos para llevarlos en el dedo (como anillos, por ejemplo) o como collares.

Representan el poder y la riqueza, pero también el gusto y mucho encanto. En definitiva, objetos trabajados para que destaquen la elegancia y el estilo de la persona que los lleva. Por supuesto que hay piedras que cuestan mucho más que otras, cada uno elegirá según su gusto y sus posibilidades qué piedra comprar.

Cuanto más bellas son las piedras preciosas, más aumenta su valor. Este mercado no puede fallar nunca, siempre habrá demanda de joyas preciosas.

Las personalidades de la televisión, como los actores y los músicos, siempre las llevan. De hecho, es fácil ver un collar, así como un par de pendientes y no sólo a menudo sólo se anuncian. Por supuesto, no son objetos para todo el mundo ya que, por ejemplo, los anillos de diamantes tienen un valor del que hablamos de miles de euros. Sigue leyendo para conocer más curiosidades de piedras preciosas.

Mira también:

Una inversión segura y estable

Las piedras consideradas las más valiosas de todas, como todos sabemos, son los diamantes, no sólo por su elevado precio, sino también por su extrema dureza, brillo y talla.

Una joya de diamantes es el regalo al que todos aspiran de alguna manera, es una inversión destinada a revalorizarse continuamente, y es un accesorio que añade un toque de encanto y realeza a cualquier look.

Para los expertos en finanzas e inversiones, los diamantes son un punto de referencia, ya que su valor puede alcanzar cotizaciones muy altas. Junto a los diamantes, están las piedras consideradas más preciosas por la tradición, es decir, los rubíes, las esmeraldas y los zafiros.

A este respecto, cabe señalar que el valor de estas magníficas gemas de color, a veces llega a superar incluso las cotizaciones de los diamantes, por razones de rareza, peso, color y brillo.

Los rubíes son muy raros y valiosos, conocidos por el hombre desde hace miles de años, las esmeraldas se han asociado a menudo con la divinidad, el zafiro es una de las piedras más apreciadas por sus colores y especialmente por sus magníficos tonos azules.

Piedras Preciosas

Hablando de piedras preciosas, resultado de transformaciones químicas que han tenido lugar a lo largo de millones de años de evolución geológica, es imposible no incluir aquellos elementos de naturaleza orgánica y viva que han adquirido un valor casi inestimable.

Es el caso del ámbar, una resina vegetal que contiene en sí misma una historia de millones de años. Raro y precioso, el ámbar ha alcanzado la consistencia que conocemos a través de un larguísimo proceso de polimerización natural, y no es raro que incluya en su interior, perfectamente conservadas, pequeñas formas de vida, insectos u hojas, que se remontan a épocas geológicas primordiales.

Las perlas también son el resultado de un proceso orgánico, creado por la ostra, pero también por otros moluscos, con fines de defensa: por eso, la belleza de una perla es única y nunca igual a otra, y cuando se lleva parece que se ilumina con luz propia. El valor de las perlas cultivadas también está relacionado con el complejo proceso y el largo tiempo necesario para obtenerlas.

Naturalmente, las perlas más valiosas y raras son naturales, y no cultivadas, y pueden distinguirse no sólo por su luz particular, sino también por su color y forma. El coral es el otro elemento de origen orgánico que forma parte del destino del hombre desde la prehistoria: las joyas y los adornos de coral son los más antiguos de todos.

El valor y la fascinación de este magnífico producto de la naturaleza provienen también de su origen, debido al desarrollo en enormes colonias de un diminuto organismo vivo marino.

El coral es apto para trabajos muy finos y tiene extraordinarios matices de color, pero el uso exagerado que se ha hecho en los últimos años corre a menudo el riesgo de dañar el delicado equilibrio biológico del mar.

El diamante negro, una piedra de oscuro encanto

Los diamantes negros son piedras muy raras, que deben su color y su brillo casi oscuro, a la particular estructura del carbono, pero también a la presencia de hierro.

La piedra preciosa puede presentarse con distintas tonalidades, se realza con un corte sencillo y es muy apreciada por los hombres, precisamente por la sensación de fuerza y misterio que transmite.

Incluso el origen de la piedra, después de todo, está rodeado de misterio: en relación con su particular composición química, no se excluye que los diamantes negros no procedan de las profundidades de la Tierra, como los diamantes tradicionales, sino incluso del espacio, y hayan llegado a la atmósfera terrestre “viajando” con un meteorito.

Una probabilidad que, aunque no está comprobada, ha contribuido a aumentar el éxito de esta bella e inquietante piedra.

 

El claro brillo del berilo

Al grupo de los berilos pertenece no sólo la esmeralda, sino también otras piedras quizá menos conocidas, pero igualmente preciosas y bellas, como la aguamarina y la morganita. D

edicado a los amantes de los colores del mar, el aguamarina, como confirma su nombre, evoca la preciosidad de la piedra y la transparencia del océano.

No es una piedra especialmente rara, pero es muy bella por sus matices de color y su perfecta transparencia, casi sin inclusiones e imperfecciones, cuya historia se confunde con las leyendas del mar, sus misterios y las divinidades vinculadas a él.

La morganita es una de las piedras descubiertas en los últimos tiempos, también conocida como berilo rosa, sus cristales se distinguen por su magnífico tono melocotón, rosa pastel o lila claro.

Extremadamente transparente y claro, permite la creación de joyas muy refinadas, de gusto clásico y, aunque no alcanza las cotizaciones extremas de un diamante rosa, es una piedra preciosa apreciada por su brillo y su tonalidad, ideal también para ofrecer como regalo.

 

El topacio y sus curiosidades

Su curiosa característica es su color: si la piedra es pura, está totalmente ausente, pero en presencia de elementos metálicos adquiere no sólo el clásico color amarillo, sino también diferentes tonalidades, desde el naranja al azul, pasando por el verde y el rojo, lo que también determina variaciones en su cotización y precio.

Como es una piedra que también se puede encontrar en tamaños bastante grandes, y sin inclusiones, gran parte de su encanto está ligado a su corte: si se corta correctamente, ofrece resultados extraordinarios.

 

Turmalina y ópalo, las piedras de los mil colores

Comprar una piedra preciosa no significa limitarse a los diamantes y los rubíes: especialmente para los amantes de los colores fuertes y los juegos de luz, la turmalina o el ópalo son la opción ideal.

Las piedras preciosas de turmalina ofrecen la posibilidad de elegir entre decenas y decenas de tonalidades diferentes, potenciadas por el efecto pleocroico de la piedra, es decir, su capacidad de crear dos colores diferentes según el punto de observación.

Entre las numerosas variedades, se pueden distinguir turmalinas con coloración verde/azul, y ejemplares con doble o triple coloración.

El ópalo no es totalmente transparente como una piedra cristalina, es más bien ligeramente translúcido, pero su intensa y espectacular belleza se debe a la presencia de los característicos destellos de la llama y el juego de la luz iridiscente: el regalo ideal para quienes se sienten fascinados por la singularidad de la naturaleza.

 

Amatista y turquesa, piedras legendarias de la antigüedad

La amatista, con su color que puede variar de lila, a rojo/púrpura, a púrpura, está vinculada a la mitología griega y al dios del vino, Dionisio, el propio nombre es de origen griego, y su valor puede variar mucho en relación con la tonalidad que tenga la piedra.

Las variedades más preciosas poseen una coloración púrpura pura, libre de infiltraciones e inclusiones, combinada con destellos rojos o azules.

La turquesa es la piedra de Moctezuma y de los nativos americanos, incluso hoy en día se pueden encontrar en el mercado auténticas joyas étnicas realizadas con magníficas turquesas, en bruto o trabajadas, en la gama de colores característica, que puede variar del verde/azul al azul cielo. No es una piedra transparente, y se trabaja en cabujones o baldosas planas para mosaicos y decoraciones.

La tanzanita y la alejandrita, fascinantes y codiciadas

El mercado de las piedras preciosas y semipreciosas está en constante evolución, y no es seguro que, de repente, una piedra poco conocida y reservada a los coleccionistas y conocedores se convierta en algo más codiciado y raro que un diamante.

La tanzanita es una magnífica piedra preciosa tricolor, capaz de generar tres colores diferentes, vinculada a la cultura y la tradición masai.

Sólo se encuentra en una zona muy reducida de las laderas del Kilimanjaro, y está destinada a agotarse en el transcurso de unas décadas: por eso es probable que su valor aumente y se convierta en una de las piedras más raras del mercado.

Misteriosa y regia, la piedra regalada al zar Alejandro II, la alejandrita, se distingue por su color cambiante según el tipo de luz que la atraviesa: puede aparecer mayoritariamente verde o roja cuando se expone a la luz solar o artificial.

El yacimiento original, en los Urales, se ha agotado, hoy las alejandritas proceden de otros lugares, y ya no es posible encontrarlas de gran tamaño.

Encuentre la piedra de sus sueños

Llevar una piedra preciosa no es sólo llevar un adorno. El largo viaje que han hecho las piedras, desde lo más profundo de la tierra hasta llegar a nosotros, las leyendas a las que están ligadas, los procesos químicos y evolutivos que han sufrido, las hacen ricas en belleza y magia. Para elegir la piedra que mejor se adapta a tu personalidad, sólo tienes que dejarte guiar por las emociones y sensaciones que te transmite.

 

Curiosidades de Piedras Preciosas

[orbital_cluster categories=”6621″ order=”DESC” postperpage=”30″]